¿México odia a las mexicanas?

Por www.hildasotelo.blogspot.com

Llegué a Ciudad Juárez cuando era joven, a estudiar, a trabajar. Mara Castilla llegó a Puebla procedente de Veracruz, estaba estudiando, la violaron, la asesinaron. En Ciudad Juárez siguen asesinado mujeres, Elizabeth Irigoyen Lucero, fue apuñalada el 13 de Septiembre de 2017. Y en el 2011 nos asesinaron a Susana Chávez, poeta y activista.

Ojalá fuera un cuento pero lo real en México, es el odio hacia la mujer, si quiere se lo pongo en número, no vaya la ciencia a juzgarme de loca por no apelar a la estadística, en quince años han muerto 23 500 mujeres y niñas en México en forma violenta. ¿Cuántas mexicanas mueren lentamente a diario al no poder conocer su verdadera identidad? ¿A cuántas mujeres en los hogares mexicanos todavía les dicen que solo los hombres de la casa puede ir a la escuela? ¿Cuántas mujeres llegaron a ancianas sin quejarse o guardando peligrosos secretos de ultrajes y abandono? ¿Cuántas mujeres ejercen sus profesiones temerosas de destacar porque su jefe las oprime? ¿Cuántas mujeres dejan de decir lo que sienten o piensan porque no encuentran las palabras para expresarse porque el hombre secuestró el abecedario?

Las mujeres, creemos cualquier patrañana con tal de ajustarnos al orden patriarcal.

De pronto nos dicen que somos responsables de la conducta de los hombres, luego de que todos/as lo somos, después nos dicen que somos indiferentes, no, no lo somos, amamos más que odiar, nos consternamos ante la sacudida que sufre nuestro país.
No se confundan y que no la confundan, con aquello de que todos/as somos responsables de los feminicidos. No se confundan. Hace poco publiqué en mi blog , Algunas conductas machistas en las mujeres, soy la primera en detectar conductas machistas en mi persona, luego las depuro, les digo que no me identifico con esos pensamientos destructivos y escribo lo que leo y experimento. Estar alertas de nuestros sentipensar nos ayudará a deshacernos de la negatividad. Por ejemplo, las líricas que reproducen mensajes que suelen regresarnos a historias sinfín, amores rotos, sueños no cumplidos, dolores y traiciones; esas letras las veté hace años por mi salud mental y emocional y de vez en cuando las consulto por si algún personaje de mis cuentos las requiere.

Con la ola de feminicidios desatado en México desde los noventas a la fecha, me da tristeza que nos quieran medir a todos/as por igual, en este país, la misoginia es real, significa aversión a las mujeres, es decir, el feminicida, considera el cuerpo de la mujer un objeto de su propiedad, y en su mundo retorcido piensa que tiene derecho a experimentar para luego tirar a la basura algo, algo raro, algo extraño, se maneja con el cerebro reptiliano, primitivo. Cuando los cuerpos de las mujeres son encontrados en las calles, o cerca de la basura, se envía un claro mensaje de “yo te hice, soy dios hombre, yo te destruyo”. Así fue encontrado el cuerpo de Susana Chávez en Ciudad Juárez, amiga, poeta y activista, le cortaron la mano y comprendí que el hilo misógino decía, “no escribas, ¿para qué? Tienes problemas de sintaxis, no te sabes expresar, estás loca, eres una necia, te sobra imaginación, jálale las riendas a tu sentir, borracha”, el rumor tras cercenar, corrió apresurado a avisarle a nuestra psique que las mujeres no deberíamos crear, además no tomar cerveza porque a Susana y a todas nos gustaba la fiesta y deberíamos tener miedo, mucho miedo. Cada vez que sucede un feminicidio queda una impronta social de sofoco, impotencia, como para que no te muevas, no respires, no seas mujer, no descubras tu potencial, no, no te eleves, no.

Algunos hombres conscientes y sensibles, lo saben por eso deciden alejarse de ciertas conductas machistas. Desafortunadamente los machistas y misóginos en México son mayoría. Una expresión de la misoginia es el machismo, el hombre que te “conquista” como si fueras un territorio que él puede recorrer; psíquicamente te penetra, te escribe cuentos, luego te explica, te narra el mundo y a los filósofos para que los adores y los cites aunque no los entiendas, te “guía” en el menester de la izquierda, o de la política, la academia, las artes, para que vayas más astuta a pelear al mundo construido por ellos. Cuando le demuestras al macho cuánto has comprendido la realidad, cuán grande es tu sed de saber, se asusta, te deja por otra, te desaparece de su vida. El macho te dice que calladita te ves bonita, no seas mujer fácil, dice que te pega porque te quiere. Y una va de tonta a ser recatada, a ignorar los orgasmos, a orar a meditar para que a tus seres queridos/as les vaya bien mientras a ti te está cargando la fregada. Esas vocecitas que te llevan a crear enemigas por envidia, ignorancia, miedo, es por andar compitiendo como ellos. Esas vocecitas son machistas, no deberían formar parte de la impronta de la mujer, en serio que no. Prueba ser mujer, prueba, así como eres madre, reparte a ti misma la justicia en un país que nos considera inferiores, gracias a la religión, al sistema educativo, político, económico, diseñado por ellos. No crean aquello de que somos peor que ellos, no, por favor. Mujer, madre, mexicana, estudiante, mujer, no eres responsable por los feminicidios, la culpa no te dejará ver dónde estriba el verdadero problema, el verdadero problema es que ¡México odia a las mexicanas! ¿Y cómo despertarlos de su letargo?

Hilda Sotelo


Hilda Sotelo

Integrante del Renacimiento Mexicano

Contáctanos

Eres muy importante para nosotros, eres parte del Renacimiento y te damos las gracias por ello !

Enviando

©RenacimientoMexicano

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?