La Paz

Hands on a globe — Image by © Royalty-Free/Corbis

Dijo Mahatma Gandhi: “No existe un camino hacia la paz. La paz es el camino”

Se suele hablar de paz como oposición a la guerra. La paz del latín “acuerdo”, “pacto”.

¿Cuál es nuestro pacto con nosotros mismos? ¿Creemos que puede haber paz en la tierra, sin siquiera adentrarnos en nuestras aguas y pactar con nuestras emociones?

Creo que no. Creo que el verdadero renacer es dentro de nosotros mismos. Ya no cabe el perdernos en uno u otro camino, buscando lo que no es, en el afuera.

El compromiso es con nosotros mismos. Si nos hacemos cargo de lo que pasa en nuestro interior, si logramos recomponer nuestras células, sanando nuestro ADN, liberarnos de nuestras creencias, de nuestros mandatos, en pos de nuestra armonía, podemos decir que hemos sanado.

Llevamos el peso de nuestros linajes y cargamos con ellos sin darnos cuenta que la vida nos pide hoy que volemos, en tiempos de vuelos sincronizados entre el cóndor y el águila.

País, cultura, educación, enfermedades. ¿Podemos sentir paz en este caos que ni siquiera reconocemos desde nuestra conciencia? Me animo a decir que no. Hoy contamos con grandes herramientas. Médicos que salen de su paradigma reconociendo el poder de nuestro cerebro, el poder de nuestros pensamientos. El médico y teólogo alemán Ryke Geerd Hamer, a través de sus estudios sobre el cáncer y su razón de existir, provocó tal revolución en la medicina tradicional que intentaron matarlo diez veces. Con seguridad, él le quitó la paz a la medicina.

Somos un microcosmos, que, dirigido hacia el logro de la armonía, entonces sanamos. Si cada ser humano sana, entonces, habrá paz dentro. Cada microcosmos transmitiendo paz, harán un macrocosmos, una Madre Tierra en paz.

El renacimiento comienza con una toma de conciencia en nuestros pueblos. La educación es el principal vehículo para llegar a toda la sociedad. La educación hacia la paz. La toma de conciencia desde el hogar, la escuela con nuevos sistemas de educación donde la meditación, el discernimiento a través del pensamiento libre como base de ellos. O, ¿acaso puede la política implantar la paz en esta tierra?

La paz es un camino. De adentro hacia afuera. Cada uno de nosotros es artífice y partícipe de esa paz. Un pensamiento sincrónico es tan poderoso que muchas veces no da miedo ver.

La paz es el camino.

Lola de Nevares
Kurak Akulleq de la Sagrada Tradición Andina de la orden del Inkari
www.kallpari.com.ar

Contáctanos

Eres muy importante para nosotros, eres parte del Renacimiento y te damos las gracias por ello !

Enviando

©RenacimientoMexicano

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?