Hábitos para lograr la paz interior. – La atención.

Somos creadores de nuestras experiencias en esta encarnación en particular. Podemos vivir la vida que deseamos por diseño y podemos hacer de nuestra existencia la mejor de todas. La clave está en la atención.

La atención

La atención

El primer par de opuestos que se le presenta al ser humano es el de la vida y la muerte. Estar con la mente enfocada en el pasado o en el futuro es la muerte y estar atento a lo que pasa en el momento presente es la vida.

Observación alerta, todo fluye a través de usted hacia aquello a lo que dirige su atención indivisa, absolutamente nada puede resistir la fuerza mental de quien a dominado el arte de la concentración. Se nos recomienda que formemos el hábito de observar a través y dentro de las cosas que constituyen nuestro medio ambiente, en lugar de solo mirar. La autoconciencia es el transformador, los sucesos que se nos presentan en la vida cotidiana, nos afectan o nos benefician solo por el hecho de las interpretaciones que hacemos sobre ellos; el ejemplo más claro se puede ilustrar cuando llueve, hay personas que prestan atención a asociaciones y a probabilidades desdichadas estimulando los procesos subconcientes asociados con la depresión y desesperanza, otros en cambio, dan atención a asociaciones y probabilidades felices relacionadas con la lluvia, la ve bañando el rostro de las flores, ve las bendiciones del agua y se regocija por el sonido, su corazón se eleva en gratitud y deja que el agua acaricie sus mejillas, observa la magia de la lluvia, la inhala, la siente, le sonríe. Este tipo de personas está estimulando los procesos sobconcientes asociados con la riqueza y la alegría. Las circunstancias solo significan el significado que usted les de.

La autococniencia es nuestro poder de atención y aquello a lo cual usted atiende eso fortalece, a lo que usted da su atención, eso construye. Si da su atención al amor, fortalece y construye amor, si focaliza su atención en el temor, muy rápidamente podrá decir que “aquello que temía ha caído sobre usted”. Recuerde bien lo siguiente: Su atención es su primer gran poder de creación.

Observe por un instante su vida, ¿Cómo es? ¿Qué aspectos no le gustan y no le permiten vivir con paz interior? Bueno, todo lo que usted haya notado, no le pertenece, son solo pensamientos, ideas, paradigmas, programas, etc., que usted ha heredado y también los ha ido aprendiendo a lo largo de su vida, pero no son suyos y se puede liberar de esa ilusión. La instrucción es muy clara y sencilla, preste atención solo al momento presente, enfóquese al aquí y ahora. La facultad mental de la atención le ayudará a dejar de vivir en la rutina, repitiendo los mismos patrones de pensamiento y conducta. La mejor manera de ir formando el nuevo hábito es haciendo sus actividades de forma diferente, empiece por cosas sencillas como por ejemplo vestirse diferente, actuar en determinadas situaciones a la inversa de su creencia, tomar rutas nuevas en sus trayectos hacia el trabajo, hacer alguna actividad por primera vez, etc.

Haga el ejercicio de prestar atención solo hacia aquello que usted quiere ver manifestado en su vida, nunca en lo contrario. ¿Cómo se ve a usted mismo viviendo la vida de sus sueños? Descríbala detalladamente sin limitaciones de ningún tipo y cada día, todos los días de su vida, solo preste atención hacia ese objetivo. Estimado lector, su vida esta en sus manos y el único límite que existe esta en su propia mente.

Francisco Salomon Luna Aburto
INTEGRANTE DEL RENACIMIENTO MEXICANO

Contáctanos

Eres muy importante para nosotros, eres parte del Renacimiento y te damos las gracias por ello !

Enviando

©RenacimientoMexicano

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?