Hábitos para lograr paz interior: La respiración

La respiración

La respiración

Inauguramos esta sección agradeciendo la invitación para colaborar con artículos enfocados hacia el tema de la paz. Si bien es importante pensar en grande en todos los aspectos de nuestras vidas, también lo es prestar atención a los pequeños detalles, sobre todo los que se refieren a lo cotidiano.

Para poder lograr la paz, no solo en nuestro país sino en el mundo entero, como individuos tenemos que empezar por vivir en paz con nosotros mismos y con todas nuestras relaciones, de que sirve la queja hacia el sistema o participar en marchas masivas si en nuestro pensamiento hay una constate discordia. En esta serie de artículos compartiremos hábitos sencillos junto con ejercicios simples que nos permitirán lograr vivir en armonía y con paz en nuestras mentes y corazones. Identificaremos las prácticas en las que coinciden todas las disciplinas, culturas, filosofías y religiones a nivel global. Este primer artículo esta enfocado a lo principal en nuestro diario vivir: La Respiración.

Dicen los sabios que el aire es el primer elemento que debemos conquistar y es por ese motivo que dedicamos esta primera nota para recordarnos su importancia. El ser humano al nacer, pasa del elemento agua hacia el aire, y desde esa primera inhalación del aliento de vida, no dejamos de respirar hasta que partimos a los planos superiores; el aire esta relacionado con la permanencia del alma en el cuerpo. Podemos vivir sin comida por meses, sin agua muchos días, pero sin respirar solo unos minutos. La respiración es importante por dos razones: Es el único medio para suministrar a nuestros cuerpos y a sus diversos órganos con el suministro de oxígeno, (nutriente más importante para la vida en el planeta), vital para nuestra supervivencia, la segunda función de la respiración es que es un medio para deshacerse de los productos de desecho y toxinas del cuerpo. Por otro lado es una de las pocas funciones de nuestro organismo que podemos controlar de forma consiente.

Estimado lector, recuerde muy bien lo siguiente: No podremos gozar de buena salud, pensamientos positivos y creativos, el máximo de nuestra energía y lucidez mental si nuestros hábitos de respiración son incorrectos. Como primer paso obsérvese por un instante, ¿Cómo es su respiración en este momento? Probablemente corta y rápida, lo ideal es lo contrario. Para cambiar este habito, así como todos los malos hábitos que tenemos, simplemente hay que reemplazarlo por el correcto. La instrucción es simple: Tenga un recordatorio en su habitación para que al despertar lo primero que haga sea hacer cuatro respiraciones profundas y suaves, durante el día si recuerda el ejercicio hágalo de nuevo, posteriormente tendrá recordatorios para hacerlo al despertar, a medio día, por la tarde y justo antes de dormir. Siguiendo estas instrucciones al cabo de un par de meses notará un cambio impresionante en su forma de vivir. Usted tendrá más capacidad analítica, gozará de más energía, tendrá mejores ideas, podrá solucionar problemas desde otra perspectiva, se enojará menos, su corazón trabajará mucho mejor, entre muchos otros maravillosos beneficios.

Por último extendemos la invitación que nos hace el Dr. Jorge Flores, para que nos sumemos en punto de las 12:00hrs., a realizar estas respiraciones en colectivo desde el lugar donde se encuentre, para sintonizarnos como células del cuerpo del planeta para irradiar esa paz a todos los rincones.

Francisco Salomon Luna Aburto
INTEGRANTE DEL RENACIMIENTO MEXICANO

Contáctanos

Eres muy importante para nosotros, eres parte del Renacimiento y te damos las gracias por ello !

Enviando

©RenacimientoMexicano

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?