Entrevista a Lourdes Díaz

Lourdes Díaz

Lourdes Díaz https://m.facebook.com/lourdesdiazlora Instagram: ludl94

El arte siempre va contracorriente porque no puede vivir en la permanencia, su estado natural es la transformación. El arte no encuentra paradigmas, solo manera infinitas de crear.

La realidad no tiene forma, la forma se la damos dependiendo de la manera en que la percibimos. La creatividad de los artistas muchas veces se entrelaza con el día a día de la sociedad. Casi de manera inevitable, el arte adquiere tintes sociales y/o políticos. Los ojos del artista apuntan tanto adentro como afuera. La vida esta ahí, dialogando con nosotros mismos.

Lourdes Díaz es estudiante de la carrera de artes visuales en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” y esta vez nos cuenta acerca de uno de sus proyectos mas recientes: “Lilith”

S: ¿Cómo nació el proyecto?

L: El proyecto nace en la escuela, en la materia de Tridimensión de Carmen Hernández, la idea original era hacer una crítica al cuerpo y el rol de la mujer comúnmente aceptado en la sociedad occidental. El planteamiento de la escultura consistía en presentar como una “diosa” a un organismo femenino ficticio, amorfo, que careciera en algunas partes de piel y que no tuviera pies, manos, cabeza, ni ninguna otra extremidad que le permitiera moverse; únicamente contaría con una serie de vulvas alrededor de su cuerpo. Se trataba de una madre primitiva viva, aunque vulnerable por sus características físicas. Conforme fue avanzando el proyecto, consulté a una de mis maestras de teoría, Lorena Mc Gregor y me invitó a plantearme ¿qué saldría de la madre primitiva o matrix que estaba proponiendo? y me recomendó investigar acerca del mito de Lilith. El personaje mitológico citado me cautivó tanto que consideré preciso usar su nombre para el proyecto.

S: Explícanos un poco de que se trata y cuales son los objetivos del proyecto.

L: El mito de Lilith, surge de una interpretación de la Biblia (Midras). Aparece como la primera esposa de Adán, la cual en vez de ser producto de una de sus costillas, la crean al igual que él, del sedimento. Lilith se niega a renunciar a su igualdad en el acto sexual y a pesar de sus réplicas, Dios trata de inducirla para que permanezca con su pareja. En respuesta, ella renuncia al Edén y como consecuencia es culpada de las desventuras de la humanidad.

En el proyecto replanteo el mito del génesis, busco desculpabilizar a Lilith de sus decisiones y volverla un ser fértil. Al mismo tiempo que me interesa apuntar y cuestionar el rol femenino asumido por la sociedad y por otro lado, dejar abierta la pregunta al espectador de ¿cómo nos hubiésemos comportado si fuéramos hijos de Lilith y no de Eva?

Las piezas, no pretenden tener un giro religioso. Se toma el mito “judeo-cristeano” para señalar los arquetipos masculinos y femeninos impuestos históricamente.

S: Claro. Me parece que podría incluso ser una reflexión sanadora del rol que tienen las mujeres en la sociedad actual. El mito de Lilith esta plagado de machismo. Entonces, ¿Este proyecto tiene como única herramienta la escultura?

L: No. Actualmente lo que existe del proyecto es una interpretación tridimensional de Lilith, hecha de resina y fibra de vidrio, policromada (la que te platicaba al principio) y un par de pinturas llamadas “Los hijos de Lilith”, estas tratan de un cúmulo huevecillos tendidos sobre una cama, como si fueran una “maja desnuda”.

Entrevista a Lourdes Díaz

Entrevista a Lourdes Díaz

S: ¿Cómo relacionarías el proyecto de Lilith con el resto de tu trabajo como Artista Visual?

En mis piezas trabajo con temas en relación al cuerpo como una invitación a mirar hacia adentro, hacia lo microscópico, la maquinaria interna, la sexualidad, lo que se ingiere y se desecha corporal y psicológicamente; los límites entre el Eros y el Thanatos.
El interés de apuntar a cuestiones de género directamente en la pieza de Lilith viene como una respuesta de diversas situaciones personales y cuestionamientos acerca de lo que representa ser mujer de manera física y psicológica en el escenario occidental como en el que vivimos.
Considero que el trabajo de cualquier artista, independientemente del tema con el que trabaje, siempre va relacionado a su experiencia. Es un juego de preguntas y respuestas entre el artista, la pieza, el espectador y el entorno.

S: Si. Y supongo que este juego de preguntas y respuestas te ira llevando a darle forma y diversas intenciones al proyecto. Me refiero a que el impacto que tenga en la sociedad, en los ojos de los que entren en contacto con las piezas, te ira señalando que camino debe seguir. ¿Que opinas?

L: Siempre he pensado que las piezas terminan en el espectador. Y digo esto porque depende de muchos factores: culturales, contextuales y personales la forma en que la gente procesa e interpreta lo que está viendo. Para mi es muy importante la retroalimentación tanto de personas del medio como de los meros espectadores, es la mejor manera de ver lo que no puedo ver, tanto huecos como aciertos en las piezas.

Supongo que en un proyecto de la índole como la que estoy proponiendo en Lilith, es bastante más fácil que lograr que el público se involucre más y haga por ende más comentarios al respecto. A mí los comentarios y reacciones particularmente en ésta investigación, me han sido y me son muy útiles, me ayudan me ayudan a darle dirección, descartar lo que no está funcionando y enfatizar lo que sí.

S: Quisiera ahondar un poco mas en la relación que existe entre este proyecto y el contexto cultural que se vive en México. ¿Qué mas podrías comentar?

L: Cuando empecé con el proyecto habían muchas noticias en relación a la violencia de género en el país y al mismo tiempo movilizaciones por parte de la sociedad para actuar al respecto. Aunque existen muchos grupos activistas vinculados al tema, la violencia de género continúa a gran escala en todas clases y condiciones sociales del territorio mexicano y no solo en relación a mujeres sino también entorno a la comunidad LGBTTTI.

Creo que la manera de combatir este tipo de situaciones no está en dividir buenos o malos, sino en promover el respeto ajeno y la igualdad de derechos; en reeducar a la sociedad, hombres y mujeres, para evitar cualquier clase de sometimiento y/o violencia. “Lilith”, pienso que funciona como un granito de arena para ayudar a solucionar éste problema, el proyecto lanza una pregunta en donde el espectador tiene la posibilidad de pensar distintas soluciones.

S: Y, por lo pronto, ¿Qué va a pasar con el proyecto, planeas continuarlo o exponerlo en algún lado?

L: Hay cosas que quisiera pulir de la escultura y hacer figurillas pequeñas como si fuesen para altares, también quisiera continuar con la serie de pinturas de “Los hijos de Lilith” para fortalecer ésta parte del proyecto. Por otro lado estoy por empezar una serie de grabados en torno a la reinterpretación del mito. Hasta el momento no tengo una fecha concreta programada para presentar las piezas en algún lado, sin embargo cuando lo haga me interesa presentarlo en diálogo con otros artistas interesados en el tema para enriquecer los proyectos.

S: Estaremos al pendiente de tu trabajo. Muchas gracias.

Entrevista a Lourdes Díaz

Entrevista a Lourdes Díaz

Por: Sebastián Luna
INTEGRANTE DEL RENACIMIENTO MEXICANO

Contáctanos

Eres muy importante para nosotros, eres parte del Renacimiento y te damos las gracias por ello !

Enviando

©RenacimientoMexicano

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?